Blogia
NOTICIAS DE VALERIA DE ECATEPEC Y EL ESTADO DE MEXICO

Me voy de Ecatepec, pero no desapareceré

Me voy de Ecatepec, pero no desapareceré

Con la misma ropa con la que fue ordenado obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda ofició su última misa como obispo activo de la Diócesis. El mismo pectoral, el mismo báculo y la misma mitra.

ECATEPEC, Méx. “Los amo” dijo Onésimo Cepeda Silva a cuatro mil personas que asistieron a su última misa como obispo de Ecatepec, oficiada el mediodía del viernes en la catedral de San Cristóbal, que construyó en tiempo récord y fue inaugurada en 1999 por el presidente Ernesto Zedillo.

Ahí, el obispo de Ecatepec pidió perdón a quienes alguna vez ofendió sin querer y anunció que una vez retirado de la Diócesis visitará España e Italia, a este último país invitado a un encuentro carismático que se efectuará en Nápoles, Sicilia y Cerdeña, aunque regresará a México para votar el próximo primero de julio.

Con la misma ropa con la que fue ordenado obispo de Ecatepec, Cepeda Silva ofició su última misa como obispo activo de la Diócesis. El mismo pectoral, el mismo báculo y la misma mitra. “Me voy de Ecatepec, pero no desapareceré”, aseguró. También pidió a los feligreses que “le pidan a Dios que me lleve al cielo”.

El alcalde de Ecatepec, Indalecio Ríos Velázquez, y Arturo Ríos Díaz, coordinador de Asuntos Religiosos del gobierno del estado de México, asistieron a la catedral de Ecatepec. También estuvo, perdido entre los feligreses, José Luis Gutiérrez Cureño, ex alcalde y precandidato del PRD a la alcaldía. No asistieron grandes empresarios ni políticos.

“Mis amigos son los pobres y los ricos, no tengo problemas”, mencionó Cepeda Silva en entrevista, quien agregó que sus amigos seguirán siendo los mismos, pues “perdona, tus amigos ¿te los sacas de la bolsa y los tiras?”.

Cepeda Silva es el primer obispo de la Diócesis de Ecatepec y estuvo al frente de la misma durante casi 17 años. Logró la construcción de la imponente catedral –dedicada al Sagrado Corazón de Jesús- en tiempo récord, un año dos meses, y del Seminario Conciliar del Espíritu Santo, ubicado en San Juan Ixhuatepec, Tlalnepantla.

“¿Mi más grande experiencia?, yo creo que el amor de mi gente, el ordenar 81 sacerdotes, haber construido esta catedral y que viniera el señor Presidente a inaugurar, es la primera vez en la historia de México que sucede, y yo creo además que hacerla en un tiempo récord Guinness, un año dos meses, son recuerdos, mi seminario, mi gente, mi pueblo”, afirmó.

Durante su homilía expresó que  se va con un sabor dulce en la boca, porque hizo todo lo posible material y espiritualmente al frente de la Diócesis de Ecatepec. “Es difícil decir adiós”, dijo.

Añadió que también se va con un sabor agridulce, sobre todo porque ya no va a tener los besos de los niños durante las misas dominicales y “porque mi corazón se convertirá en una casa sin inquilinos”.

Cepeda Silva deseó que el próximo obispo de Ecatepec sea sencillo y hable con la verdad al pueblo, pues “al pueblo le gusta que le digan la verdad y además de que sea verdad y no otra cosa, que se deje tocar por el pueblo, que sea sencillo con el pueblo, cercano al pueblo. Cuando eres cercano al pueblo, a pesar de que digan que eres el obispo de los ricos, aquí está el pueblo”.

Agregó que “voy a seguir predicando en todos lados, en el mundo entero mientras me queden fuerzas y cuando no me queden fuerzas me voy a dedicar a escribir mis recuerdos de todo lo que fue mi vida y mis experiencias como sacerdote”.

Relató que al entregar su renuncia al Papa le dijo: “Santo Padre he hecho todo esto, he estado en el ojo del huracán de chismes, mentiras, calumnias, pero todo el tiempo he dicho la verdad”.

Cepeda Silva afirmó que el amor que le tiene el pueblo es la mejor respuesta que pueden tener sus detractores. Al término de la misa hubo una verbena popular.

En la ceremonia hizo su primera comunión Monserrat Pérez Zamora, de nueve años de edad, hija de Esmeralda Zamora Crispín y de Gabriel Pérez Zepeda, delegado regional de la Contraloría del gobierno del estado de México; “le pedí si le podía dar la comunión y el señor obispo me lo ofreció, me dio la oportunidad”, relató el servidor público.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres